Ki Tisá

“Al contar al pueblo de Israel, etc. darán medio shekel” (Shemot 30:11-13)

Hashem le indica a Moshé que al contabilizar el pueblo de Israel, no lo haga contándolos directamente, sino por medio de una donación de medio shekel de cada uno de ellos y al recolectar todo el dinero, lo contase y supiese el número total de éstos; la explicación a esto es, que al contar directamente al pueblo podría caer sobre ellos el Ain Hará (mal de ojo), por eso no los contaba directamente.

La pregunta que surge es, ya que al terminar de recolectar el dinero lo iban a multiplicar para saber el número total del pueblo, ¿Cómo es de que no caería el mal de ojo, ya que sería sabido ante todos el número de los integrantes del pueblo?

La enseñanza que nos quiere transmitir la Torá es, para eliminar el mal de ojo no basta con ocultar el conteo del pueblo, sino ya que el medio para contarlos era una donación de Tsedaká, por lo tanto no les caía el mal de ojo, ya que la Tsedaká es la mejor protección que uno puede ganar.

¿Y tu...

- Apoyas a tus hermanos necesitados?

- Contribuyes en tu comunidad?

- Tratas de favorecer a tus semejantes?

“Esto darán todos los que vas a contar, medio Shekel, etc.” (Shemot 30:13)

Al contar el pueblo de Israel, Hashem le ordena a Moshé que lo haga por medio de un donativo de medio Shekel, el gran exégeta Rashí explica que Hashem le mostró a Moshé una moneda de fuego y le dijo, como esta moneda es la que tienen que donar para contar al pueblo de Israel y no les recaiga sobre ellos ningún mal.

Explican los Jajamim que la enseñanza que nos quiere dar Rashí en decirnos que le enseño Hashem a Moshé una moneda de fuego es para enseñarnos que, así como el fuego es necesario para el mundo, siendo al mismo tiempo muy peligroso, de igual manera es con respecto al dinero, si uno sabe aprovecharlo bien y destinarlo para cosas buenas es muy bueno, pero si uno no sabe utilizarlo puede llegar a destruir a uno mismo, siendo lo que Hashem nos pide es el ayudar a los demás.

 “Verás Mi espalda, pero Mi rostro no será visto” (Shemot 33:23)

Moshé le pide a Hashem que le explique su manera de conducir el mundo, queriendo comprender el motivo por el cual ocurren cosas buenas y malas en el mundo, Hashem le dice a Moshé “verás Mi espalda, pero Mi rostro no será visto”, indicando los Jajamim, que Hashem le enseño a Moshé el nudo del Tefilín de la cabeza, siendo con esto que Hashem le explicó a Moshé parte de Su manera de conducir este mundo.

La pregunta que surge es, siendo que Moshé lo que quería era comprender el motivo de la manera de conducir Hashem Su mundo, ¿Cómo con el nudo del Tefilín se explica esto, siendo que el Tefilín es solo una Mitsvá de las 613 que tenemos?

La enseñanza que nos quiere transmitir la Torá es, al ver a una persona que tiene el Tefilín puesto se notan que hay dos Retsuot (cuerdas de piel) completamente separadas, representando una de estas la bondad del mundo y otra la justicia, sin embargo al ver por la espalda se nota que las dos vienen de un mismo lugar del cual se forma un nudo, demostrando que las dos tienen la misma raíz, siendo esta la enseñanza de Hashem a Moshé, que aun que pareciese que existe en el mundo cosas buenas y cosas malas todas provienen de la misma raíz, siendo el ejemplo de esto el Tefilín, ya que éste es uno de los símbolos de la belleza del pueblo Israel, igualmente todo lo que ocurre en el mundo es simplemente para bien.

Imprimir Correo electrónico

Irish gambling website www.cbetting.co.uk Paddy Power super bonus.