Pinejás

“He aquí le doy Mi pacto de paz” (Bamidbar 25:12)

Al Pinejas actuar con valor y eliminar al príncipe de la tribu de Shimón que se burlaba de Moshé, Hashem le da la bendición de portar un pacto de paz durante su vida, ya que al estar dispuesto a entregar su alma por defender a Hashem, se ganó ese gran regalo.

Rab Yehudá Ades Shlita, Rosh Yeshivat Kol Yaakov en Yerushalaim, en una disertación dijo que en los tiempos de Pinejas era necesario jugarse la vida para santificar el Nombre de Hashem, sin embargo en nuestros tiempos no es necesario llegar a eso, sino con el simple hecho de esforzarse en nuestro acercamiento a Hashem, ya santificamos Su Nombre, al levantarnos temprano para ir a decir Tefilá con Minián y llegar antes del comienzo del rezo, el no faltar ni una clase de Torá aun siendo difícil en ciertos días, al llegar a la casa después de un día difícil y darle el tiempo a nuestra pareja sin ofenderla ni descargar nuestro ira en ella, en esos momentos es cuando uno se acerca a Hashem, santificando Su Nombre y recibiendo directamente de Hashem el “Pacto de Paz”.

“Le dijo Hashem a Moshé toma a Yehosua bin Nun…” (Bamidbar 27:18)

En esta Parashá Moshé Rabenu le pide a Hashem que designe un buen sucesor suyo, el cual sea paciente con el pueblo y que los conduzca hacia la Tierra de Israel, siendo designado Yehoshua bin Nun como el sucesor de Moshé Rabenu.

La pregunta que surge es, siendo que Moshé tenía muchos alumnos los cuales tenían grandes conocimientos y virtudes, ¿Por qué fue Yehoshua el elegido para suceder a Moshé siendo su virtud el ser el ayudante de Moshé el cual arreglaba las sillas y las bancas del Midrash de Moshé Rabenu y no otro alumno con otra virtud más importante?

La enseñanza que nos quiere transmitir la Torá es, las personas se dejan llevar por las obras grandes y por los actos llamativos, sin embargo sentimos que los actos pequeños no son meritorios siquiera de decirlos, a lo que la Torá nos enseñó que la virtud de Yehoshua era simplemente el acomodar las sillas y las bancas en el Midrash, para mostrarnos que las grandes personas se hacen de pequeños actos pero constantes.

“Dos (sacrificios) al día como holocausto diario” (Bamidbar 28:3)

Al final de la Parashá, se ordena el acercar el Korbán Tamid (sacrificio diario) tanto en la mañana como en la tarde, a parte de los Korbanot que se acercaban en Shabat y en las fiestas y los que traían varios integrantes del pueblo de Israel como agradecimiento o para acercarse a Hashem.

La pregunta que surge es, siendo que aparte del Korbán Tamid eran siempre acercados muchos Korbanot, ¿Por qué había una Mitsvá de traer el Korbán Tamid, ya que nunca se iba a quedar el Mizbeaj (Altar) vacío?

La enseñanza que nos quiere transmitir la Torá es, lo importante en el servicio a Hashem no es solamente el actuar, sino la continuidad con la que se hacen las cosas, ya que al hacer algo hacia Hashem diario, sin importar lo que suceda, uno demuestra que se encuentra al servicio del Creador como un fiel servidor a Éste, siendo una de las principales causas de la entrega de la Torá, el sentirnos como los súbditos de nuestro Creador.

¿Y tu...

- Haces algo diario para acercarte a Hashem?

- Sientes disponibilidad a Hashem durante todo tu día?

- Te superas espiritualmente a diario?

Imprimir Correo electrónico

Irish gambling website www.cbetting.co.uk Paddy Power super bonus.