Nasó

“Y van a confesar su pecado que hicieron y regresará lo que robó” (Bamidbar 5:7)

Esta Parashá comenta acerca del ladrón que jurase en vano de no haber robado y al arrepentirse y confesar su pecado regresará el objeto robado mas una multa y un sacrificio para expiar su falta.

La pregunta que surge es, al observar la manera que escribe la Torá esta ley dice, “y van a confesar su pecado que hicieron y regresará lo que robó”, siendo que la Torá es perfecta en su lenguaje, ¿Por qué la Torá comienza hablando en plural y continúa el Pasuk (versículo) de manera singular?

La enseñanza que nos quiere transmitir la Torá es, el ser humano siendo la creación más elevada de la toda la creación, por lo consiguiente, tiene la dificultad de cambiar su manera de ser y de comportarse, ya que al hacerlo se estaría elevando espiritualmente, por lo que el Yetser hará (instinto del mal) impide que este mejore, por lo que la Torá nos enseña que confesar los pecados que uno comete y aceptar los errores, cualquiera los hace, pero el regresar los actos malos realizados y retornar al camino del bien solo pocos lo hacen, por eso la Torá cuando hablaba de confesar el pecado habla en plural y al describir el regresar lo que robo lo habla en singular, para enseñarnos que contra el instinto del mal se tiene que estar muy preparado luchar arduamente para superarse y mejorar.

“Y ofrendaron los príncipes en la inauguración del Mizbeaj” (Bamidbar 7:10)

Al finalizar la Parashá, se describe las ofrendas que llevaron los príncipes de cada tribu al inaugurar el Mishkán y aún siendo todas las ofrendas iguales, la Torá describe a cada uno por separado, siendo esta la Parashá más grande de toda la Torá.

La pregunta que surge es, siendo que en la Torá no hay nada que está escrito sin relevancia, ¿Por qué la Torá repite más de 70 Pesukim para describir las ofrendas de cada uno de los príncipes en vez de escribir solo una vez las ofrendas y aclarando que todos llevaron exactamente lo mismo?

La enseñanza que nos quiere transmitir la Torá es, cada persona tiene su valor propio y especial, siendo cada uno diferente a su compañero, por lo tanto la Torá al querer darle a cada uno de los príncipes su importancia en si, tuvo que recalcar en cada uno su ofrenda, aún siendo que era igual a la de su compañero, sin embargo cada uno lo hacía con diferente entrega que el otro, enseñándonos que cada uno merece ser valorado por lo que hace sin compararlo con los demás

¿Y tu...

- Reconoces los logros de tus compañeros?

- Valoras a cada uno por sus logros sin compararlo con otros?

- Eres detallista en tus hechos?

Imprimir Correo electrónico

Irish gambling website www.cbetting.co.uk Paddy Power super bonus.